¿Por qué contratar un consultor?

La mayoría de los expertos coinciden en que el tejido empresarial español, necesita incrementar su competitividad, productividad e iniciar un intenso proceso de internacionalización que diversifique su mercado. Afrontar estos retos significa un profundo cambio en sus modelos y procesos de negocio, en su forma de operar, en su modo de hacer las cosas; significa apostar por la innovación y el talento de sus profesionales.

img-01

Para lograr esta transformación, la empresa necesita abordar el cambio siguiendo un método que le asegure el éxito, ideas frescas para hacer las cosas de una forma diferente, nuevos conocimientos para adaptar su negocio a la nueva realidad del mercado, imparcialidad en el análisis de su situación de partida y reflexionar sobre su enfoque de negocio. Todo esto es lo que le ofrece un consultor externo, ya que aporta experiencia y conocimiento especializado a su empresa y lo más importante un enfoque que, en ocasiones, no puede encontrarse dentro de la organización por su implicación con la actual forma de hacer las cosas.

Es más, los empresarios y directivos para adquirir conocimiento y resolver los problemas que se les presentan en el trabajo tienen tres opciones: capacitarse o formarse (en Universidades, Escuelas de Negocio, Cámaras de Comercio, Asociaciones Industriales y otras Instituciones), ganar experiencia (a través del tiempo al observar y analizar lo que los rodea) y contratar a un consultor.